En el camino de Santiago

Aún no había amanecido cuando salía de Sta. Irene. La oscuridad obliga a la utilización del frontal. En el cielo flota una luna llena grande y espléndida que mitiga la negrura de los momentos previos al alba. El camino se va desarrollando entre pequeños bosquecillos, o más bien arboledas más o menos frondosas y pistas de graba, paralelas a la carretera, alternándose unas con otras

Categoría: 
Autor: 
no
Referencia: 
Román Graña