Julio Parrilla

La añoranza del maestro. Por Julio Parrilla

 

He visto una hermosa película, en silencio, en penumbra, tratando de destilar mis convicciones y de renovar mi fe. Me refiero a “Pablo, el apóstol de Cristo”, de Andrew Hyatt. En medio de tantos líos, sustos, sorpresas y decepciones (¿quién será el siguiente detenido o encausado?) conviene encontrar alguna que otra rendija de paz y dedicar un tiempito a la vida interior. La película sobre Pablo podría ser una oportunidad.

Cuidar a los ancianos. Por Julio Parrilla

 

La crisis moral que nos acecha no es el laicismo, ni la postmodernidad, ni el consumismo… Lo realmente grave en nuestra sociedad es la falta de humanidad. Es algo que queda en evidencia en no pocos ámbitos de la vida. En las familias abunda la despreocupación de los unos por los otros; en las parejas el amor aparece más como un pacto, algo contractual, que como algo que empapa todo el ser; los niños especiales apenas tienen un espacio propio; los pobres son dejados a su suerte y los ancianos son ignorados, cuando no maltratados a fuerza de indiferencia.

Los supervivientes de la quiebra. Por Julio Parrilla

 

En estos días hemos asistido a un auténtico circo (en el sentido peyorativo), a una ópera bufa, si no fuera por el sufrimiento que Maduro y sus compinches han causado, causan y causarán a los sufridos hermanos venezolanos. El mismo día en que el flamante presidente saltaba de alegría sobre la tarima de Miraflores, más de 7 000 venezolanos cruzaban nuestra frontera con la esperanza de un futuro mejor.

Que no nos estrangulen. Por Julio Parrilla

 

Hace unos días asistí como ponente a un foro sobre economía social y solidaria, que tenía por título “Riobamba, ciudad emergente”. Comencé mi intervención negando la mayor, como diría un tomista experto en silogismos: es decir, rechazando el título del foro, algo doloroso para un riobambeño de corazón. Pero a estas alturas es imposible vivir de ilusiones. ¿Ciudad emergente? Más bien habría que hablar de la necesidad de serlo, de lo lejos que estamos de una meta, hoy por hoy, bien difícil de alcanzar.

Páginas