Comunidad de Gipuzkoa

A lo largo de la historia la comunidad hemos estado presentes en diferentes barrios y pueblos de Gipuzkoa:

- Beraun, finales de la década de los 70 hasta 1985 “cuna de la comunidad”, barrio de Errenteria donde trabajamos en un club juvenil (Ostarte), gau eskola y en la pastoral de juventud parroquial.

- Hernani, donde el proyecto social que teníamos entre manos no cuajó.

- Tolosa: trabajando en la pastoral de juventud parroquial.

- Altza: piso de acogida para jóvenes, pastoral de juventud interparroquial, talleres...

Como denominador común está la presencia en pastoral de juventud en parroquias y proyectos sociales como talleres, centros juveniles, piso de acogida con jóvenes...

Actualmente nuestra comunidad está organizada en dos casas: una en Lasarte-Oria y otra en Gros (Donostia).

 Somos doce hermanos de comunidad, y cuatro asociados. Entre los hermanos de comunidad hay tres matrimonios, dos de ellos con tres hijos y el otro matrimonio con dos hijos; un sacerdote; otros cuatro herman@s célibes y una hermana que está en proceso al celibato.

En Lasarte estamos desde 1980 y en Gros también pero no ha sido de manera permanente.

Los hermanos colaboramos en diversas iniciativas en los territorios donde vivimos, en relación con las parroquias de la zona:

 • En Lasarte-Oria coordinando la pastoral de juventud y acompañando a grupos de jóvenes de confirmación.

• En Gros, formando parte de la unidad pastoral colaboramos en la pastoral de juventud y acompañamos a grupos de jóvenes en confirmación.

La comunidad dinamiza también otras iniciativas en orden a convocar a jóvenes y a darse a conocer allí donde reside: iniciativas para jóvenes, campos de trabajo, actividades de cooperación, encuentros de oración etc.

Proyectos de Adsis en Gipuzkoa:

La comunidad junto con otros profesionales desarrolla diversos programas, a través de la Fundación Adsis, en colaboración con entidades públicas (Ayuntamiento de San Sebastián):

• CIP (Centro de Iniciación Profesional de San Sebastián): es un programa de garantía social para jóvenes (de 16 a 20 años) que no han conseguido el graduado ESO.

• Programa de complementarias. Para jóvenes con diversa problemática escolar (de 14 a 16 años).

• Centros jóvenes Kontadores y Martutene.

En este curso estamos impulsando el voluntariado Adsis. En este momento hay un grupo de voluntarios que realiza su labor de actividades de ocio y tiempo libre con disminuidos psíquicos. También llevados adelante un programa de educación de valores (solidaridad y otros) denominado“Nómadas” con jóvenes de diferentes colegios y con jóvenes en general en Kontadores. 

 Para contactarnos utiliza el formulario

Noticias de Gipuzkoa

Cercanos a la necesidad

“Hacer algo diferente, tener nuevas experiencias... Dedicar el tiempo libre para poder ayudar”. Más claro, imposible. Los ocho jóvenes que en junio dedicaron tres días de sus vacaciones a profundizar en el sentido del voluntariado en Gipuzkoa desde la experiencia y la reflexión recurrieron a los motivos habituales de toda persona de su edad sensible con personas necesitadas. Fue así cómo se ejercitaron en la residencia Atzobakar de Lasarte-Oria o en el programa Aukera de Cáritas, con ilusión renovada cada día por hacer más llevadera la vida de otros.

Una unión de acción de gracias

Una acción de gracias fue la que expresaron de palabra Bakarne y Jose Mari en la conmemoración del 25 aniversario de su matrimonio. Una acción de gracias que no es sino experiencia de agradecimiento y respuesta al Amor de Dios sentido, trasladada en el día a día a sus próximos. Por que el enlace de Bakarne y Jose Mari se sintetiza en la imagen de dos personas con limitaciones que se apoyan mutuamente, a partir de la convicción de que “Dios salva sin borrar nuestras miserias sino enseñándonos a caminar”.

Aportando granos

Jóvenes vinculados a Adsis se suman a la iniciativa intercultural de Arroces del Mundo en Donostia.

“El objetivo es la interculturalidad: conocernos los unos a los otros y sobre todo no mirarnos con recelo mientras compartimos un plato de arroz. Es un evento que escapa a lo institucional ya que lo organizan las diferentes asociaciones de personas extranjeras de la ciudad, entidades y colectivos que tienen un importante papel en este mundo tan plural”.

Nómadas en acción

Las Navidades, un tiempo de reflexión y recogimiento interior o de ocio y relajación según se plazca, es también oportunidad de exteriorizar expresiones de cercanía y generosidad, como las mostradas por 9 jóvenes del programa Nomadak en la residencia de sacerdotes mayores de la diócesis de Donostia. Estudiantes de los colegios Larramendi y La Anunciata, de 16 a 18 años de edad, tuvieron la ocasión, entre los días 27 y 29 de diciembre, de poner en práctica las reflexiones, inquietudes y experiencias compartidas en las sesiones de grupo que desarrollan de forma periódica en sus centros.

Graffitis y ‘batalla de gallos’

Tarde y noche de música y color. Sprays y rap, una mezcla cautivadora para todo joven que guste de expresar sentimientos e ideas sobre murales de cartón y piedra o con un micrófono en sus manos. Ambas posibilidades conformaron la última propuesta organizada por la asociación juvenil Ostarte de Lasarte-Oria el pasado día 23, dentro de las iniciativas dirigidas a jóvenes que coincidan con sus gustos y satisfagan al mismo tiempo un deseo inmenso de diversión en un lugar donde la oferta juvenil nocturna es mínima.

Cercanos a los mayores

Jóvenes de Lasarte-Oria dedicaron tres días de sus vacaciones a alegrar las Navidades de las personas mayores de la residencia Atsobakar, de la localidad. Fue un gesto de cercanía y solidaridad, concretado en su participación en el área de actividades de ocupación lúdica del propio centro en consonancia y bajo la supervisión de una monitora.

‘Cena entre mundos’

El Día Mundial del Comercio Justo, del pasado 9 de mayo, tuvo su continuidad en fechas recientes en una mesa, como es costumbre en una provincia como Gipuzkoa, que alardea de paladar y una exquisita comida. La ‘Cena entre mundos’, que así fue como se bautizó el encuentro gastronómico en locales cedidos por la diócesis en la Parte Vieja donostiarra, significó el deseo de tender un puente solidario con pueblos empobrecidos del planeta.

Páginas