Libros

 

indignacion
Cristianismo

Nuevos Horizontes

Viejas Fronteras.

Joaquín García Roca  
DIALOGO, 2016

Ximo Garcia Roca nos presenta en este libro una buena reflexión que nos aporta claves para un análisis de la realidad a la luz del Evangelio. Con una gran capacidad sintética y una mirada global hace recorrido por los principales desafíos sociales,culturales y políticos con los que tiene que dialogar y convivir el cristianismo."El cristianismo esta de mudanzas,vive hoy entre lo viejo que no acaba de morir y lo nuevo que se resiste a nacer". Recoge y desarrolla muchas de sus aportaciones en la última Conferencia General. Un buen material para abrir procesos de formación en las comunidades y con otras personas y grupos con las que hacemos camino compartido.

indignacion
indignación

Caminos de transgresión y Esperanza.

Luis A. Aranguren, Joaquín García Roca y
Fco Javier Vitoria.
Ed PPC, 2014

Las tres aportaciones quieren ayudar a descubrir las raíces de una indignación que nos catapulte a ser mejores personas y a construir los fundamentos de una nueva civilización. El primer capitulo aborda su fundamentación antropológica y moral, el segundo la dimensión política y el tercero una reflexión teológica básica sobre la dimensión cristiana de la indignación.

 

Volver a jesus
VOLVER A JESÚS

Hacia la renovación
de las parroquias y comunidades
.

Jose Antonio Pagola.
Ed PPC, 2014

Nos ayuda a entender las líneas de fondo de la exhortación del papa Francisco Evangelii Gaudium como impulsoras de  una renovación de la vivencia cristiana. El eje es "volver a la fuente y recuperar la frescura del Evangelio".

 

Grupos de Jesus
GRUPOS DE JESÚS

Jose Antonio Pagola.

Ed PPC, 2014

Ofrece un itinerario de reflexión y formación para grupos de adultos desde los textos del Evangelio,  en la dirección señalada en el libro anterior.

Laicidad del evangelio
la laicidad del evangelio

José María Castillo.

Ed Desclée de Brower, 2014

Nos ofrece una reflexión sobre la religiosidad de  Jesús de Nazaret que ya no está vinculada al templo, ni a los rituales sagrados, los sacerdotes o la ley religiosa, sino a todo lo humano. Creer en el Evangelio es luchar contra nuestra propia inhumanidad y hacernos cada día más humanos.