¡50 años!¡Todo es Gracia!

Tarde de noviembre en Barcelona, extrañamente calida. A partir de las cuatro nos vamos reuniendo en el Colegio Salesiano de Horta un montón de gente, llegada de distintos puntos de la ciudad. Algunos vienen de más lejos: Madrid, Esplugues, Hospitalet… Llegaremos a ser casi 200. En el saludo inicial hay un comentario que ser repite: “Yo no podía perderme esto…”

 

 

Encuentro. Nos vamos reconociendo y saludando. Algunos hace tiempo que no se ven, otros se ven cada día en casa, en el trabajo, en actividades pastorales… En todo caso nos une algo especial. Todos tenemos el Carisma Adsis como referencia, más o menos cercana, más o menos cotidiana. Somos Adsis y nos hemos reunido para celebrar nuestro cumpleaños. Sí, ¡y son 50!, nada menos. Todo es Gracia, todo es regalo. El regalo de encontrarnos y descubrirnos unidos.

 

Agradecimiento. La Eucaristía es sencilla, aunque está preparada con detalle. El coro interpreta los cantos de forma alegre, vibrante. No es de extrañar viendo los buenos músicos que la interpretan... todos son “hijos Adsis” con probada competencia para ello. Disfrutamos. Nos preside Lluís, el Cardenal Arzobispo de Barcelona, y a su lado le acompaña Fermín, nuestro Moderador General. Es como un símbolo de lo que es la Iglesia: comunión y carisma, unidad y especificidad. Las lecturas, propias del primer domingo de Adviento en el que estamos, combinan el deseo anhelante de la venida del Señor “rasgando el cielo y bajando” (primera lectura), con el agradecimiento de Pablo al contemplar lo que el Señor hace en los hermanos de Corinto (segunda lectura) y junto a la invitación de Jesús de esperar vigilantes su llegada (evangelio). En la homilía, el Arzobispo Lluís nos habla del misterio de la Gracia de Dios que hace posible que un joven salesiano se deje llevar por el Espíritu hacia un proyecto que le descoloca y le empuja a nuevos horizontes. Y dice, “desde siempre, Dios había pensado Adsis para el servicio de la Iglesia y del mundo”. Es impactante recordar con otras palabras lo que decimos en el Credo: “…por iniciativa del Espíritu de Dios ha surgido en nosotros una urgencia cristiana…”. El Cardenal también reconoce el seno salesiano que dio a luz a Adsis y la centralidad de la misión al servicio de los jóvenes. Al final de la celebración, Fermín nos recuerda unas palabras del Papa Francisco pronunciadas en el reciente Congreso Mundial de los Movimientos eclesiales y nuevas Comunidades: “refrescad el carisma recibido”. Sí, qué necesario, qué hermoso… Pedimos la gracia de ir a las fuentes de nuestra experiencia, de nuestro carisma, de lo que el Señor ha puesto en nuestras manos. Todo es Gracia, todo es regalo. El regalo de contemplar lo que el Señor pone en nuestras manos y la voluntad de acogerlo.

 

Memoria, presente, esperanza. Ya en el teatro del colegio, vemos un audiovisual que recoge la historia de estos 50 años con multitud de fotografías: cuanta vida, cuanta ilusión y atrevimiento, generosidad e inconsciencia… Nos reconocemos llevados por el Señor. Después, mesa redonda para escuchar la experiencia de cuatro Adsis de los primeros tiempos y del ahora: un miembro de la antigua Comunidad de Sarrià, otro de Rocafort, una hermana de la actual comunidad de Barcelona y el Moderador General. Cada uno explica sus orígenes en Adsis, su presente en diversos compromisos y servicios eclesiales y sus expectativas de futuro. Y una conclusión: lo que impulsó a los jóvenes en los primeros años setenta a incorporarse en Adsis, a implicarse en la Iglesia y en la sociedad, es lo que necesitan hoy los jóvenes: protagonismo, confiar en sus posibilidades, anhelos grandes de transformación… Todo es Gracia, todo es regalo. El regalo se hace responsabilidad y tarea para seguir sirviendo a los jóvenes y los pobres. .

 

Compartir y seguir soñando. Finalmente, en la sala, entre vino dulce y pastas, regresamos a los saludos, las sonrisas, los recuerdos y los proyectos. ¿Qué hemos celebrado? 50 años de vida: un pasado lleno de agradecimiento, un presente de admiración y compromiso, y un futuro de esperanza porque sabemos de quien nos fiamos y sabemos con quien contamos. Todo es Gracia. ¡Gracias Señor! ¡Gracias hermanos!

 

Comunidades Adsis de Barcelona

23 de noviembre de 2014

 

Seccion: