Acompañando a los jóvenes, en Salamanca

Miguel Reyes, desde Salamanca.- En los días 3 al 5 de diciembre pude acompañar a un grupo de jóvenes, convocados por la Pastoral con Jóvenes de la diócesis, en una convivencia-retiro que se celebró en el Monasterio de la Conversión de las Agustinas, que están en Sotillo de la Adrada (Ávila). Fueron tres días de “iniciación a la oración” con ejercicios prácticos de meditación, contemplación, oración danzada, oración con la Liturgia de las Horas,… En la segunda tarde mantuvimos un interesante encuentro con la joven comunidad agustina, compuesta por 36 mujeres cuya edad media ronda los 30 años.

La eucaristía final compartida con la comunidad que nos acogió y el envío a ser testigos del encuentro con Jesús, pusieron punto final a tres días que -suponemos- son el punto de partida para una relación de amistad diaria con Jesús y para un testimonio cotidiano de la vocación cristiana que cada joven vive. Hay futuro en la Iglesia.

Seccion: