Cena solidaria apoyo al proyecto de Bolivia

Ya llega... cada dos años, llegan. La comunidad en espera, acabamos de acoger a Jesús encarnado y con Él, de la mano, la familia de Merche y Claudio, Lucia, Ana y Marcos, encarnados en Bolivia. ¡Ya llegan!

Todos nos preparamos para acogerlos, nos sentimos íntimamente dispuestos a la alegría, a la acción de gracias, a la admiración, a la ternura, al amor.

Y con nosotros, el grupo de Bolivia de Valladolid, que semana a semana se juntan para apoyar esta encarnación, para apoyar esta presencia sencilla en medio de los pobres, para dar de comer a los niños, cultura a los jóvenes, alegría, relación, fe, seguridad, salud a los mayores, pero sobre todo amor; en Claudio y Merche y los demás hermanos de Bolivia encontramos la audacia evangélica y la eficacia solidaria, juntos de la mano. ¿Como no ser el samaritano que da el dinero al posadero para que cuiden del herido?

Así es la gente que apoya el proyecto de Bolivia.

Agradecer a la comunidad que prepara la cena solidaria, agradecer al equipo de Bolivia, agradecer a los padres, misioneros en la sombra, con sus cenas solidarias en Manos Unidas y la Parroquia, para ser también ellos samaritanos desde aquí; agradecer a los amigos fieles que tanto nos ayudan y acuden a escucharlos, a dejarse emocionar por su experiencia, por su alegría, por su sencillez, por su entrega. Agradecer a los cooperantes que estuvieron en Bolivia echando una mano y que asistieron y compartieron con nosotros su experiencia, agradecer a Gonzalo, Boliviano de pura cepa, que también compartió con nosotros su propia historia y su apuesta por ofrecer a su gente lo mejor de el y lo mejor que sabe hacer, ejercer su buen hacer en medicina, compañero de Claudio en el Hospital y presente unos meses en Valladolid, para seguir formándose; agradecer a todos los compañeros que acogiéndole a él, acogen a todo el pueblo boliviano, en fin agradecer a todos los hombres y mujeres buenos que asistieron a esta cena solidaria por el proyecto Adsis en Bolivia; y mención especial, al grupo de jóvenes Adsis, jóvenes nómadas, Asociados Adsis, Equimercado, jóvenes de la parroquia que también nos ofrecieron una velada preciosa, ¡Bolivia, tú si que vales! y a Feliciano con sus monólogos también nos ofreció su buen decir y su apoyo.

¡Ya vienen y nos traen también una buena noticia junto a Jesús! Bienaventurados los pobres.

Seccion: