Estuve en la cárcel y me fueron a ver... desde Temuco

“… se abalanzaron sobre Jesús, lo agarraron y lo arrestaron”. Mt 26,50. Así de sencillo describe el Evangelio cómo Jesús pasó a ser uno más entre los presos. Es esta afirmación del Evangelio la que hace posible que Jesús sea una Buena Noticia en un ambiente que puede ser  tan deshumanizador como la cárcel. 

por Pedro Gil 

Desde hace ya 10 años que la comunidad Adsis de Temuco estamos presente en la  cárcel de varones, y 4 años en la cárcel de mujeres. Estar en las cárceles de la región más pobre de Chile es estar en el límite de la deshumanización. Y sin embargo, es la presencia cada martes, en ese ambiente, lo que a nosotros, los voluntarios y voluntarias, y a los internos nos ha posibilitado descubrir juntos algo bien sencillo: “somos hermanos y hermanas porque Dios es Padre de todos”. Así lo formuló Mario, uno de los internos de más edad.  Y esto es una experiencia real que vivimos los 9 voluntarios que durante el años 2015 hemos podido  entablar relaciones de profundidad. Supone un trabajo interior de romper con prejuicios y miedos. Fraternidad es la forma más sencilla de describir el encuentro que cada semana se produce en la capilla de la cárcel. Le llamamos capilla porque así le llaman en la cárcel, pero  no reúne condiciones mínimas a veces ni de higiene. Y sin embargo cada martes se cumple que  “dos o más estén reunidos en mi nombre, ahí estoy Yo”. 

Trabajar con un grupo de 22 internos, donde sólo dos son católicos,  ha sido la posibilidad y necesidad de tener que formular la propuesta de Jesús, la fe en él en otro lenguaje, no tan intraeclesial, sino que sea comprensible para los que están alejados de las Iglesias. Si además esos alejados son jóvenes pobres, como es el grupo con el que trabajamos, se trata de intentar transmitir que la fe en Jesús es un regalo, que da sentido a todo lo que vivimos, tanto de alegrías y gozos, como de tristezas y angustias. Transmitir con nuestra presencia y acogida que Dios no se ha olvidado de ellos, y que les quiere dar otra oportunidad en la vida es el sentido de estar ahí con ellos. 

Para leer el artículo completo haga clic en "descargar".

 Fuente: Revista Presencia número 26

Imagenes: 
Descarga: 
Seccion: