Desde el Evangelio

Taizé: lugar de Encuentro y de encuentros

Taizé es el sueño hecho realidad del Hermano Roger de fundar en 1940 una casa en una pequeña aldea francesa en la que acoger a los que buscaban un refugio por causa de la guerra, y en la que un día nació una Comunidad fraterna, que propugna como idea central la reconciliación entre todos los cristianos. Hoy en día se celebran encuentros intercontinentales, fundamentalmente de jóvenes, que semanalmente son acogidos por los hermanos de la Comunidad.

Gracias, Elena, tú me has enseñado a estar

Llevo 6 años trabajando en una unidad hospitalaria de cuidados paliativos oncológicos. En mi interior ha existido una fuerte resistencia, una dificultad, a una relación más profunda, más extrecha con mujeres de mi edad. ¿Miedo? Pues sí, miedo. Porque yo también podía tener su misma enfermedad, el mismo tumor, cosa que no pasaba cuando el paciente era un hombre.

El hospital, escuela de amor

Al contar mi experiencia en el campo sanitario, siendo hermana Adsis, y en el ámbito de Auxiliar de Enfermería, lo primero que me sale es agradecer al Padre el gran favor que me hizo, cuando por mi cabeza pasó escoger y dedicarme a esta profesión. Doy fe de que el Señor nos conoce y conoce lo que es mejor para nosotros. En estos momentos, y creo que por tiempo, mi situación es de sustituta dentro del Hospital Donostia y esto me hace pasar por muchos servicios y por ello voy teniendo una gran experiencia en eso de ser “cuidadora”.

Queriendo ser Adsis en la 5ª

Hospital que atiende más de 50.000 ingresos al año, con 1.100 camas, 3.000 profesionales, 25.000 intervenciones quirúrgicas al año, cuyo objetivo esencial es la asistencia integral y de la más alta calidad, con los medios tecnológicos de diagnóstico y tratamiento más avanzados, con una excelente hoteleria, con funciones docentes y plan estratégico de investigación, con una continua renovación de equipamiento y permanentes obras de remodelación, alto presupuesto.

Humanizar la relación con las personas enfermas

En los últimos tiempos se viene hablando, desde diferentes ámbitos de la humanización, de la atención a las personas enfermas. Estamos en un momento en que la técnica lo domina todo, en que el dolor y el sufrimiento se quieren ocultar como si no existiesen. Se ensalza la autonomía de las personas enfermas para decidir sobre los tratamientos y pruebas que se les van a hacer, pero no se dedica tiempo a la comunicación con ellas. ¿Cómo humanizar la atención a las personas enfermas y a sus familias?

Páginas