Loading...
Alt

Queridos amigas y amigos,

 

Os saludo esta vez de nuevo desde Abobo, en este tiempo de pascua para el mundo y de cuaresma todavía para Etiopía. Estamos en esta época sintiendo fuerte el calor, típico de estos meses del año que nos dificulta un poco el trabajo y a veces hasta el ánimo pero que no nos impide aprovechar al máximo este tiempo aquí en Abobo. Después de unos meses fuera, la pobreza me ha vuelto a sorprender por aquí pero la capacidad de la gente de superar dificultades, simplificar las necesidades y seguir adelante con la vida, también. Es siempre un aprendizaje ver y sentir la pobreza de cerca.

 

Llevamos ya Tere y yo casi cuatro meses por aquí y queríamos compartiros algunas cosicas de la vida de Abobo y Etiopia. Hasido una alegría ver como el centro de salud ha seguido y sigue adelante con la

presencia de los Hermanos de la Caridad y del compromiso de los trabajadores, especialmente algunos de ellos que tienen un afecto y dedicación especial por lo que significa esta presencia para la gente del lugar.

 

Nuestra presencia estos meses aquí está siendo enfocada principalmente a apoyar a los Hermanos, aconsejar, sugerir y trabajar con ellos. Están agradeciendo mucho este apoyo especialmente porque dos de ellos han tenido que salir del país y están teniendo problemas para tramitar los permisos de trabajo en Etiopía y llevan ya cuatro meses ausentes. Es un papel diferente el que estamos haciendo en este tiempo, más de supervisar, enseñar y proponer. Trabajar junto a los enfermeros y matronas para alabar los esfuerzos y buen hacer y también corregir o sugerir para mejorar la calidad del servicio para la gente. No ha sido fácil situarnos en un rol diferente algunas veces pero por otro lado también está siendo interesante y sobretodo más liviano y que nos permite tener más tiempo para dedicar a las personas y a otras situaciones.

 

El espacio de tiempo libre y biblioteca se ha recomenzado con fuerza y uno de los hermanos ha tomado la responsabilidad de estar todas las tardes en el centro juvenil animando y supervisando. Después de unos meses que estuvo cerrado por lapandemia, los jóvenes han cogido con ganas la oportunidad y están preparando varias competiciones y juegos para losniños. Estamos pensando este año promocionar este espacio para las niñas y jóvenes, que sea un centro juvenil donde ellas puedan participar más. En la cultura anuak y en las zonas rurales es muy difícil que las chicas

participen de actividades así porque tienen muchas obligaciones en casa. Desde pequeñas son

 

responsables de traer el agua, cuidar de los pequeños, hacer la comida y prácticamente todas las tareas del hogar recaen casi exclusivamente en ellas. Queremos intentar darles una oportunidad, a ellas y como sociedad, reunir a las familias, ver de qué manera nuestras niñas y jóvenes de Abobo pueden acceder a clases de inglés e informática por las tardes y algo de deporte algún día…gran reto!! Ya os contaremos como va.

 

El gobierno etíope está en un momento histórico muy difícil. Por varias razones, primero por el conflicto con Tigray, la región norte del país, que ha causado mucha violencia y muertos, mucha destrucción de las estructuras públicas, religiosas, fabricas y hospitales que ha provocado mucho sufrimiento. Después de un silencio demasiado largo y gracias a las denuncias públicas de la situación a nivel internacional el mismo primer ministro ha admitido y pedido oficialmente a las tropas eritreas retirarse de la zona. La situación no está para nada resuelta pero al menos es pública y está entrando ayuda humanitaria a los miles de desplazados que carecen de todo.

 

Otro gran problema es el de la inflación creciente, que provoca un aumento continuo de los precios de todo, incluidos losbienes de primera necesidad y los pobres aumentan.

Y por último la pandemia, que así como el año pasado parecía que no estaba afectando tan fuertemente Etiopia y África,ahora está aumentando bastante. En general se hacen muy pocos test pero el porcentaje de positivad es muy alto, del 26 al 38%. Los ”mejores” somos nosotros en Gambella y Abobo, donde para estar más “tranquilos” no se hacen test desde hace más de un mes…no se notifica ningún caso y así “ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero en el centro de salud lasmedidas de prevención COVID 19 siguen adelante…se ha logrado terminar la obra

de la valla para cercar el espacio y controlar mejor las entradas y nosotros continuamos con la labor de sensibilización,prevención y reparto de mascarillas a los grupos más vulnerables.

 

Nuestra idea es seguir apoyando Abobo y a los hermanos estando aquí o allá por el tiempo que sea necesario porquevemos que todavía hace mucha falta.

Sabemos que por allí la pandemia se está sintiendo todavía con fuerza. Ojalá podamos seguir manteniendo la esperanza y la solidaridad en estos tiempo difíciles que nos recuerdan que somos todos interdependientes, somos uno entre nosotros ycon la naturaleza, y que viviendo así, la armonía y la paz se abrirán paso.

 

Muchas gracias a todos y un gran abrazo, María.

 

Etiquetas: Con los pobres